miércoles, 22 de septiembre de 2010

SILUETAS

anochece
una fábrica de silencios siembra tu bosque
eres sombra de mundo destinado a lucir su invierno
el año de pensar se ha ido a pernoctar en su arrogancia

en tu soledad
hombre pérfido
callar fue el espejismo
entender el bosque es lo humanamente detenido
en la demorada muchedumbre
cansancio de ser
una sombra que hiende en esa desvirtuada parsimonia que deseas
para embestir tanta plática.

anochece
y un fábrica de aullidos te hace de bosque
silueta de hierba y légamo
hombre de aquel Prometeo moldeando las fauces para obtener
lo que esperas
la voz nocturna para celebrar
lo humanamente predecible
lo letal y lo loable
puestos a recaudo en el verso que ahora dictas
desde tu noche trocada en esta evocación
irreconocible y tácita.




I.Hernández
Montreal, 2009

5 comentarios:

Lamanga dijo...

Me toca, buen uso del perfido, lo tacito, lo innombrable, besos

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

Un hermoso poema, vuelto a leer refresca la memoria

Escombros Hablaneros dijo...

Lindo poema que no conocía.

Felix Anesio dijo...

Excelente esta diatriba contra ti mismo, esa libertad tacita que muchos temen y que tu con desenfado muestras... Lo lei 3 veces, y continuaria leyendolo.

IHOSVANY HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...

Otra vez el poema. Una vez más el poema del pérfido en la noche. Una vez más este poema que ya ha sido leído en el blog de Felix, en el de Juan Carlos.. Pero, aquí está buscando nuevos ojos que lo contemplen en otras noches similares a ésta.