martes, 26 de noviembre de 2013

Pero hay días en que uno se levanta y ...

Pero hay días en que uno se levanta y no le corre ni una idea por la cabeza. Se muestra parco ante la hoja de papel, digo, ante la pantalla del ordenador. Se inicia una oración para estimular un poco el intelecto, pero se queda corto: la materia gris gravita en su órbita nada celestial.
Por lo que hay días, en total, en que uno desea tomar un receso e irse lejos ante algún  lago escondido entre las montañas (...). Allá en donde ni el sonido del viento se oye y uno cree estar mucho más próximo a Dios.
No todos los días a uno le funcionan iguales, no todos los días uno recurre al mismo mecanismo de creación: una taza de café, una botella de alcohol, una ventana abierta a un paisaje cualquiera...
Con una taza de café en la mano, como un vicioso en una mañana cualquiera de invierno, y cuando afuera hay un frío que quema la cara, uno intenta mejorar el día con esta simple nota demasiado personal, por el puro placer de organizar las ideas, las palabras que van aliniándose mientras uno las piensa...

Otro abrazo,
I.Hernández

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Salve Ihosvani;
Como decía mi gran amigo Théo, un Poeta es un Mundo encerrado en un Hombre. Ese mundo de ideás e impresiones, que como la lava en ebullición permanece latente en en el corazón y el cerebro del poeta, termina siempre por aflorar a la conciencia. Es lastimoso constatar que lo con tanto amor y trabajo se acaba pariendo sobre una hoja de papel en blanco no sea el blanco del interés del común de los mortales. Hoy se celebraba en España el Día de las Liberías en un désesperado intento por convencer a la gente de que un libro continua siendo una excelente adquisicíon. Por desgracia, en este mundo nuestro en el que existe un gusto demasiado pronunciado por el consumo de productos predigeridos e incluso regurgitados, esa ambrosia exquisita que para nosotros representa un libro (texto + soporte físico) resulta poco menos que indigesto. Con todo, siempre habrá a quienes guste la buena mesa.
Buena ruta...
Paco

I. Hernández dijo...

Paco, gracias por ese comentario que me has dejado ayer.. Pues sí, parece que es cierto eso de que ¨un poeta es un mundo encerrado en un hombre¨!
Un abrazo